Evaluación de la heterosis y variabilidad genética en cruzas de diferentes líneas de Cherax quadricarinatus, en base a su respuesta fisiológica, inmunológica y transcriptómica en condiciones de cultivo intensivo.

Responsable: Dr. Humberto Villarreal Colmenares
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Evaluación de la heterosis y variabilidad genética en cruzas de diferentes líneas de Cherax quadricarinatus, en base a su respuesta fisiológica, inmunológica y transcriptómica a variaciones en condiciones de manejo. La langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus es una especie nativa del noroeste de Australia que ha sido introducida a varios países con fines comerciales o de investigación. En México se introdujo una población procedente de Australia a una granja de Tamaulipas. De ahí fue distribuida a diferentes regiones del país, como B.C.S. y Michoacán. A pesar del avance tecnológico que se ha logrado en el cultivo, existe una creciente preocupación sobre la potencial disminución en talla de cosecha y el rendimiento en la producción debido a los niveles de endogamia que se han dado a través del tiempo, por la práctica común en la industria de reabastecimiento de reproductores directamente de los estanques de engorda. En términos biológicos, especies que pueden mantener su diversidad genética tienen una mejor expectativa de respuesta ante cambios en condiciones ambientales, nuevas enfermedades o presiones en el cultivo por ajustes a las demandas del mercado. La diversidad genética de la población es esencial para maximizar el potencial de mejora, por lo que es deseable el desarrollo de un stock poblacional con diversos atributos genéticos. Una de las estrategias que se ha utilizado para incrementar la variabilidad genética de un grupo de organismos cultivados es la cruza entre líneas emparentadas o genéticamente diferenciadas, lo que permite explotar la heterosis en la progenie de las cruzas. El análisis genético puede realizarse utilizando marcadores microsatelitales o SNP, lo que permite la identificación precisa de las relaciones genéticas entre las poblaciones de cría. Por otro lado, la capacidad de respuesta del organismo a variaciones ambientales ha sido un criterio para la selección de especies de cultivo.